Técnica básica de fútbol: remate de cabeza

Hasta hoy en nuestro blog hemos realizado una compilación de técnicas base de fútbol. El remate, el regate y el control de balón son herramientas básicas para cualquier futbolista.

En esta ocasión sumamos una más, más específica del remate, se trata del remate de cabeza. La capacidad de solvencia del futbolista con esta técnica no se limita solo al delantero. Como en el resto de técnicas son aplicables a cualquier jugador sea cuál sea la posición en el campo de este.

El remate de cabeza va a pedir del futbolista tres habilidades de partida: anticipación, elasticidad y precisión.

El remate de cabeza requiere de buena coordinación de movimientos corporales que empiezan en las piernas y finalizan en el cuello. Se trata de una de las acciones más difíciles dentro del fútbol y debe venir precedida de un movimiento previo de desmarque.

Tu primer gesto debe ser una anticipación visual para coordinar todo el movimiento, después buscarás ejecutar el salto buscando la trayectoria del balón para asegurar un buen remate.

Tu elasticidad en el momento de realizar el salto es esencial pues vas a contactar con el balón que trae una trayectoria y velocidad que debes aprovechar para redirigir a puerta o a un espacio del terreno de juego concreto. Los balones ya no son tan duros como cuando se jugaba con una banda de tela en la frente para no sufrir tanto el golpe del cuero, pero será un impacto duro.

Precisión para observar la trayectoria que trae el balón, para ubicarnos espacialmente, para encontrar el mejor punto de impacto del balón con nuestra cabeza y dirigirlo hacia donde queremos.

Unos consejos de buena rematador:

-Golpea el balón con la frente. No serás el primero en rematar con el lateral, parietal incluso occipital de tu cabeza (parte de atrás) pero la precisión y la potencia de remate te lo dará el frontal de tu cabeza.

-Los ojos siempre abiertos.

-Intenta que el golpeo sea al centro del balón.

-Cae sobre las dos piernas, controlando la potencia del salto.

-Aprovecha la energía extra en el salto que dan la flexión de brazos y piernas.

En España se recuerda a Carlos Alonso Santillana como uno de los mejores rematadores de cabeza de la historia. Pero en esta ocasión nos quedamos con este remate de cabeza que supone gol, que se da de espaldas y que se realiza ante dos oponentes  de la talla de Maldini y Buffon. Todo un remate ejemplar.

Futbol Factory

Leave a reply