Los clubes y futbolistas renegocian condiciones según rendimientos y objetivos de planificación

En lo que va de año 2013 van siendo ya sonadas las renovaciones y no renovaciones que se suceden en los clubes españoles. Los clubes y futbolistas renegocian condiciones según rendimientos y objetivos de planificación intentando unos asegurar sus mejoras de retribución y otros encajando estas en sus planes de negocio evitando que llegue la finalización de sus contratos y puedan volar libres.

Todos los clubes intentan asegurar la inversión realizada en jugadores disponiendo de clausulas que les blinden la pertenencia a su club o bien les disparen los beneficios en caso de que haya o interese pactar la venta.

Fichar gratis es la aspiración de todos. Es decir, conseguir pillar en el mercado un jugador nuevo que no disponga de clausula de rescisión y por tanto asumir solo sus pretensiones (ficha). El jugador que queda libre de club es una pera en dulce, si su calidad lo merece claro.

Desde casos como el de Adrian López, fichado por el Atlético de Madrid a coste cero (de clausula de rescisión) hasta el de Javi Martinez por el que el Bayern de Múnich pagó una clausula de 40 millones de euros, el abanico de fichajes de primer orden es amplio. Pero no siempre las cifras manejadas por los clubes satisfacen a aficionados que en ocasiones se preguntan si los jugadores fichados tienen el valor suficiente para justificar el elevado desembolso de sus traspasos.

Los equipos contratan los mejores posibles jug

adores siempre. Y lo hacen según sus expectativas deportivas y siguiendo la regla de que el coste del traspaso sea proporcional a la cifra de  su presupuesto. Se pagan traspasos elevados pero antes se habrá hecho un estudio que asegura que se puede retornar. Vamos a ver como.

Los jugadores de nivel en torno a los que se realizan traspasos sonados, son ídolos en sus respectivos lugares de origen, imagen pública que han conseguido a base de éxitos deportivos. Y por ello reciben ingresos de los que el club al que pertenecen saca partido.

Los equipos buscan disponer entre sus filas de los mejores jugadores posibles. Pero para pagar a estos que suelen disponer de fichas elevadas tienen que fijar "con ojo". Es decir, buscar jugadores que les permitan ingresos comerciales altos lo que les permite pagar traspasos llamativos. Si el club quiere tener buenos jugadores tendrá que pagar fichas altas, pero deben facturar el mayor dinero posible para pagar esas elevadas fichas.

Si un jugador ingresa comercialmente más del coste de su ficha eso significa que es más que rentable para su club. Lo que permite amortizar en pocos años la inversión hecha en el pago del traspaso. Por eso los clubes negocian los fichajes con los derechos de imagen.

Factores como: edad del jugador y su expectativa de vida deportiva, la estimación de su calidad futbolística y una estimación de su valor mediático permiten obtener una valoración de mercado de los jugadores de fútbol. O bien seguir los criterios de Arséne Wenger (que se ha ganado a pulso una gran reputación como cazador y formador de nuevos talentos futbolísticos) "hay que pagar muy poco cuando son muy jóvenes, mucho cuando son jóvenes pero serán mejores, y vender en cuanto dejan de ser jovenes".

Futbol Factory

Leave a reply