Jé, un depredador del area

Es un privilegio presenciar un Movistar Inter - ElPozo. Pero si lo compartes con alguien como David Belenguer, futbolista que conoce las tripas del deporte, la experiencia se supera.

Nada más salir Jé a pista, ataque y magnetismo. Más talento para la Liga. Más trabajo para los defensores. Y mientras Ortiz y Pola dejan parte de su vida para ganarle la posición, la pregunta a Belenguer es obvia: “¿Quién ha sido el delantero más complicado de parar?”. David no duda: “Además de Messi, Forlán y Raúl porque te buscaban la espalda y no te daban referencias”. Ésta es una de la claves del juego: la referencia.

JE

La referencia une al defensor y al atacante, dotándoles de sentido y seguridad a ambos. Ese contacto no sólo visual sino físico, ya sea con las manos, los brazos o el choque de trenes aporta certidumbre en la batalla psicológica. Algunos defensores y ciertos pívots necesitan tocarse. Sólo así están cómodos.

Grandes depredadores del área, como Vander o Choco, eran más letales cuanto más te acercabas a ellos. Un simple roce les bastaba para saber dónde estabas y por dónde iban a arruinar tus pretensiones. Antes de recibir el balón, ya tenían tres opciones de ataque más de las que tú habías podido imaginar. Y el interruptor de este mecanismo lo habías accionado tú con la simple intención de adelantarte a su control. En muchas ocasiones, mis propuestas defensivas para intentar frenar lo irrefrenable generaban más problemas que soluciones a mi equipo. Y no me daba cuenta.

o_pivo_je_da_intelli_futsal_e_sele_bras_de_futsal_volta_ao_costa_cavalcanti_para_disputar_a_ii_copa_catarastas_de_futsal

Ante pívots como Jé, Cardinal o Ferrao lo más recomendable (si es que se puede recomendar algo) es no darles referencias, estar a medio metro, no chocar con ellos. Porque su zona de confort es el cuerpo a cuerpo. Lo que otros evitan, ellos lo buscan. Lo que otros no ven, ellos lo intuyen. En la distancia corta, los pegadores te noquean.

Como dice Gustavo Muñana: ponga un pívot en su vida…si es que lo encuentra. Porque cada vez hay menos especialistas en el arte de jugar de espaldas.

@juliogarciamera

 

Julio Garcia Mera

Leave a reply