¡España volverá a ganar un Mundial de fútbol!

A pesar de las dudas de la Selección en los últimos partidos y de que la "transición dulce" que pregona Vicente Del Bosque no tranquiliza a muchos aficionados, cada día vemos en nuestra liga y en las mejores ligas europeas como una nueva generación de jóvenes futbolistas españoles acapara la atención en sus respectivos equipos.

Aunque la Selección Sub-21 dirigida por Albert Celades ha sido apeada del Europeo por Serbia en fechas recientes y tampoco estarán en los Juegos Olímpicos de Río, no significa que los españoles hayamos vivido un sueño momentáneo de gloria con nuestro fútbol. Sencillamente por que el ciclo completado por la Selección Española con las 2 Copas de Europa y el Mundial conseguido por una generación brillante de futbolistas, no pueden irse sin haber dejado un gran poso y legado de fútbol y ambición en los jugadores que ahora están madurando.

1331366-28620924-1600-900

"Ahora los niños en España van a crecer pensando que tenemos una Selección campeona, cuando todos sabemos que la tendencia es lo contrario, no pasar de cuartos" -dice con sorna mucha gente. A todos estos agoreros hay que ponerles un vídeo de Isco en el Real Madrid de las últimas jornadas. O ver lo que le pasa al Athletic de Bilbao cuando no puede jugar Muniain; o por qué a Deulofeu se lo rifan algunos equipos españoles y europeos, aunque luego inexplicablemente no le saquen; o preguntarles si saben quién es el pichichi actual de la liga italiana... ¿quién? Dilo, dilo en voz alta: Callejón. Ah, vale.

Ninguno de ellos tiene más de 25 años, la inmensa mayoría no tiene ni 22. Toma nota.

Casillas, Xavi, Ramos, Xabi, Pujol, Piqué, Torres e incluso el inmortal Iniesta han sido una generación de futbolistas única e irrepetible. Pero tenemos que empezar a pensar en ellos en pasado, lo tenemos que empezar a disfrutar en la distancia, a valorar profundamente lo que nos han dejado pero sin melancolía ni lástima. Dejan un legado que han de recoger los jovencísimos futbolistas que hemos mencionado y cocinarlo hasta que logren transformarlo en algo suyo, en un estilo propio.

espac3b1a-eliminada-mundial-brasil-2014

España ya no puede jugar más al tikitaka, al falso 9... eso es el estilo de una selección que brilló, pero pasó. Un estilo previsible que casi todos los entrenadores saben cómo combatir. Y a eso es a lo que se refiere Del Bosque con lo de la "transición dulce", la asunción de un estilo nuevo por parte de futbolistas que eran casi niños en la etapa de grandes triunfos de la selección española. Es el momento de digerir, superar y construir algo nuevo.

Nos guste o no , Casillas, Xavi, Xabi, Pujol, Pique, Torres y también el inmortal Iniesta son ya dinosaurios, referencias que pronto empezarán a amarillear en los vídeos de YouTube, que es el álbum de fotos de las nuevas generaciones. Y como tales, con el mayor de los respetos y veneración, hay que tratarlos.

Pronto los vídeos de los goles del derechazo de Iniesta o del cabezazo de Pujol tendrán menos píxeles, menos definición que otros vídeos más recientes de las nuevas estrellas del fútbol. Pronto las equipaciones y los peinados de Xavi y Torres nos parecerán ridículos comparados con las nuevas camisetas y botas que llevan los fútbolistas más catódicos y jóvenes. Porque así es como amarillean los recuerdos en la Edad de las Nuevas Tecnologías.

Y porque así es como España volverá a ganar un Mundial de Fútbol, apoyando incondicionalmente a los jugadores más jóvenes que despuntan y su evolución.

 

Futbol Factory

Leave a reply