El fútbol es un deporte universalizado

El fútbol evoluciona, los especialistas en el tema describen claramente como este deporte ha alcanzado unos matices que permiten catalogar este deporte con un antes y un después. Como todo en la vida.

Pero para aquellos que quieren tener una visión y perspectiva más amplia del mismo si que es objetivo destacar que hoy el fútbol es un deporte universalizado, cada vez más organizado, en el que los países más pequeños avanzan hacia una práctica del mismo cada vez más tecnificado.

El fútbol del tercer milenio está en constante evolución, sus competiciones, sus reglas, su estructura, el perfil de jugadores, las instituciones que los gerencian. Sirva como ejemplo de esta evolución el próximo inicio del uso de vídeo-cámaras en la asistencia arbitral para la señalización de la línea de gol.

Hoy podemos decir,  con esa visión histórica que nos da estar ubicados en el tercer milenio, que el juego se ha hecho más fuerte, más veloz, más táctico, más técnico. Más veloces los jugadores no solo en carrera sino en la ejecución de las jugadas de conjunto. Más fuerte porque los jugadores cada vez más deben disponer de condiciones atléticas para superar al rival.  Los cambios en los esquemas tácticos han ido implementado nuevas estrategias de juego sobre le campo y flexibilidad para saber adaptar a los equipos a las circunstancias de cada partido, incluso a los imprevistos surgidos en pleno juego.

En este entorno el jugador de fútbol contemporáneo tiene que disponer de una gran capacidad de adaptación, una técnica cada vez más depurada, su formación previa desde edades tempranas cada vez está mas cuidada así como su formación física. La formación táctica cada vez está más presente en la formación del fútbol base. Sin olvidar la importancia que se otorga en la actualidad a la capacidad mental del jugador para saber dominar las situaciones críticas o cambiar el planteamiento en el momento del juego que sea preciso.

En este momento forma parte de la evolución del fútbol la necesidad de realizar un control adecuado al entorno económico que rodea competiciones, clubes y jugadores. Saber encontrar el perfecto equilibrio entre espectáculo y audiencia, porque  no hay de lo uno sin lo otro y viceversa. El reto está en hacerlo dando prioridad al juego, el juego limpio.

Futbol Factory

Leave a reply