DJALMINHA «HOY HAY MENOS CALIDAD QUE EN MI ÉPOCA»

Valentía, osadía, talento y diversión. Las características de siempre del

fútbol de Brasil las encarnaba a la perfección Djalma Feitosa Dias

(Sao Paulo 1970) y las demuestra todavía en la playa de Río.

 

Una entrevista de Ricardo Viel. Fotografía de José Luis Somensi

 

Tardo menos de un minuto en asegurarme de que el tipo que veo jugar al futvolley en la playa realmente es Djalminha. Basta que el balón toque la arena de su lado de la cancha. Lo que sigue son improperios y recriminaciones.

“Pasé todos los balones y el primero que te llega a ti haces esa mierda”, le dice a su compañero. Lo dice enfadado, pero también se ríe. Le está reprochando y vacilando a la vez, y lo hace un poco en serio un poco en broma, como siempre jugó al fútbol. Doce años después de colgar las botas, el ex futbolista brasileño sigue casi igual de físico -se le nota un ligero volumen en la barriga, pero seguirá pesando casi lo mismo que cuando era profesional- y de carácter igual. “No me gusta perder, soy muy competitivo”, me diría después.

Antes de la entrevista le veo jugando en la playa durante dos horas. Jugando partidos con apuestas. Si pierde un partido, dobla la apuesta. A veces interrumpe el juego para invitar a un amigo a apostar, o retar a otro a subir el dinero del reto.

En total, pierde más que gana en toda la tarde porque habrá dejado alrededor de 40 euros a los adversarios. Aún así, se ve que lo es disfruta. Se ríe, comenta las jugadas (algunas geniales) que hace, lamenta los errores y toma el pelo a los rivales cuando gana un punto. Ya casi es de noche cuando para. Se va a duchar y antes de sentarse para esta conversación pasa por delante de un amigo y le dice: “Todavía no me creo que me hayas ganado, no sé cómo he podido perder”.

Nacido en Santos (Sao Paulo) en 1970, Djalminha empezó como profesional a los 18 años en el Flamengo. Brilló en un mágico Palmeiras dirigido por Vanderlei Luxemburgo pero fue en el Deportivo de La Coruña donde vivió sus mejores años como futbolista. Con el Depor ganó una Liga, una Supercopa y una Copa del Rey, pero también enfrentó el momento más amargo de su carrera: una agresión a Javier Irureta durante un entrenamiento por discrepar por la señalización de un penalti (no le gusta perder ni en los entrenamientos). Sobre el episodio, que le costó una plaza en el Mundial del 2002 -Luiz Felipe Scolari dijo que lo tenía en la lista de los seleccionados-, suele decir que no fue un gesto bonito, pero que no se arrepiente de nada de lo que hizo en la vida, ni de ese “pequeño cabezazo” que se “volvió un gran problema”.

 

Djalminha, el mediocampista que era igualmente capaz de sorprender con una jugada o con una metedura de pata, tuvo que ver desde lejos como Rivaldo y Ronaldo ganaban un Mundial para Brasil. Buenos tiempos en los que la canarinha podría prescindir de un genio y aún así triunfar.

img467

Tu padre fue un gran jugador de fútbol. Pero, ¿te ayudó o te dificultó

ser el hijo de Djalma Dias? ¿Es verdad que empezaste a jugar

porque él te llevó a un amistoso cuando tenías 17 años y eclipsaste

a Pelé?

No, eso no es así. Yo empecé a jugar a los 10 años en fútbol

sala y después pasé a la cancha. Creo que en mi caso ni fue un

ayuda ni un obstáculo ser hijo de mi padre. Cuando empecé,

poca gente sabía de quién era hijo. Además no me pasó lo que

a veces pasa en estos casos porque jugábamos en posiciones

distintas. Él era defensa y yo era mediocampista, así que no

había mucha forma de compararnos.

Y tu hijo ahora está intentando ser futbolista también. ¿En qué

posición juega?

Sí, él esta en la cantera del Boa Vista, en Río de Janeiro. Es

mediocampista también.

¿Zurdo?

No, es diestro.

¿Tratas de ayudarle, darle consejos, o crees que él tiene que hacer

sus elecciones y aprender con los equívocos?

No, yo intento ayudarle porque si te equivocas cuando ya

eres maduro, ya estas consagrado, es fácil; pero si haces eso

en el inicio de la carrera hay el riesgo de que no te levantes,

que te quedes por el camino. En mi caso yo me equivoqué,

di un cabeazo a una persona, y no me arrepiento de eso, pero

no es algo que esté bien. Si me preguntas si borraría de mi

vida ese episodio [la agresión a Irureta] te digo no, porque

es algo que forma parte de mi carrera, que fue tan exitosa

porque también tuvo algunas derrotas. A mi hijo le trato

de explicar que ser futbolista profesional es muy difícil, que

hay que entrenar y dedicarse a ello. Y le doy la educación

que recibí: el estudio es fundamental y está en primer lugar.

Yo terminé la enseñanza básica y incluso me inscribí en la

universidad, pero en ese momento me ascendieron a los

profesionales del Flamengo, y entonces ya era dedicación

plena. Tenía un trabajo y tuve que abandonar la idea de

seguir estudiando.

¿Eres capaz de imaginar tu vida sin fútbol? ¿Qué hubieses sido?

A mí siempre me gustaron las matemáticas, pensaba en estudiar

eso. Pero no imagino mi vida sin fútbol, no sólo porque

empecé a jugar desde muy pequeño sino también porque siempre

me dio mucho placer el fútbol. Cuando empecé no tenia

ambiciones, no era como los críos de hoy que sueñan jugar en

el extranjero, no me pasaban esas cosas por la cabeza, yo quería

jugar.

Te he visto jugando en la playa. Eres muy competitivo, ¿verdad? No

te gusta perder ni en el entrenamiento…

Sí, sí, soy muy competitivo. Siempre fue así, está en mi sangre.

No me gusta perder, siempre entro para ganar. Jugué hasta el

momento en que sentí que no estaba bien y no quise exponerme

porque soy muy exigente. Dejé de jugar a los 34 años.

Pero uno te ve jugar hoy día, a los 45 años, y estás muy bien. ¿Dejaste

de jugar por cuestiones físicas o por que ya no te daba placer?

Nunca tuve problemas físicos graves, todavía estoy bien.

Realmente dejé de jugar porque ya no me daba placer. Salí del

Depor y estuve seis meses en el América de México. Tenía

contrato de un año, pero a los seis meses paré. Dejé de jugar

por eso, porque era muy complicado entrenar sin ganas de

jugar, sin estar motivado.

¿El fútbol cambió mucho desde que dejaste de jugar? ¿Es un fútbol

más físico y menos técnico el de hoy día?

Creo que el fútbol hoy en día tiene menos calidad. Mucha

gente dice que el fútbol ahora es más físico, pero me parece una

tontería. Físico siempre fue. En 1910 había un preparador físico

y todos tenían más o menos la misma capacidad. En 1970

había otro, y ahora otro. Lo que hizo y hace la diferencia es la

calidad, y creo que hoy hay menos calidad que en mi época.

djalminha-foi-craque-em-la-coruna

¿Entonces crees que si jugaras hoy destacarías todavía más que en

tu época?

Creo que solo recibiría elogios, sería más fácil. Paulo Henrique

Ganso, del São Paulo, completa dos pases bonitos y

reclaman su convocatoria para la selección. Hace un partido

bueno y ya parece que es un genio.

Ahora trabajas como comentarista deportivo en ESPN Brasil. ¿Es

divertido? ¿Te cuesta hablar en la televisión?

Es divertido, me lo paso muy bien. Participan otros ex jugadores,

como Sorín, Raí, Alex... Me gusta mucho.

«Me equivoqué y le di un cabezazo a Irureta. Si me preguntas si me

arrepiento te digo que no, porque forma parte de mi carrera que fue

tan exitosa porque también tuvo algunas derrotas».

53

¿Encuentras alguna explicación para lo que pasó en el Mundial

pasado, la goleada de Alemania a Brasil?

No, no veo explicación. A mí, como comentarista, no me

gusta hablar de folclore, me gusta hablar de cuestiones

técnicas, pero creo que lo único que puede explicar el 7 a 1

es que los jugadores, por jugar en Brasil, no se atrevieron a

defender. Si un partido esta complicado, y un jugador siente

eso, hay que defender, hay que retroceder y encerrarse. Creo

que los jugadores brasileños, por tener la hinchada a su

lado, creyeron que podían lanzarse al ataque y que las cosas

saldrían bien a la fuerza.

¿Entonces faltó un líder dentro del campo para controlar la ansiedad

y los nervios?

El entrenador puede también ayudar, hablar, pero creo que

los jugadores son los que más sienten eso y tienen que decidir

dentro de la cancha. Cuando empieza el juego uno siente si la

situación es favorable o no. Si es favorable hay que arrinconar

al rival, y si no lo es hay que defenderse. Y ese día no fue así,

se lanzaron desordenadamente, de cualquier manera sabiendo

que tenían en el otro lado a una selección muy fuerte. Y pasó

lo que pasó.

Ahora mismo no hay ningún entrenador brasileño comandando un

equipos de los grandes del fútbol mundial, ¿es una señal de que

tácticamente Brasil está desfasada?

A ver. Creo que hay una dificultad añadida con los entrenadores

brasileños por el tema del idioma. Fíjate que por

ejemplo en Portugal, donde se habla la misma lengua, ya

hubo y hay más entrenadores brasileños. Es que si no consigues

comunicarte bien con los jugadores es muy complicado,

y tener un traductor todo el tiempo es una mierda, no funciona.

Hay un lenguaje del fútbol que no tiene que ver con

el idioma, uno puede hablar bien el inglés pero si no sabes

las jergas, los términos específicos del fútbol, no consigues

transmitir lo que quieres a un jugador. Por ejemplo, Luxemburgo

me parece un excelente entrenador pero no triunfó en

el Madrid, y fíjate que el portugués y el español son idiomas

parecidos. Eso del idioma es un punto, pero creo que además

de eso hay pocos, muy pocos entrenadores brasileños que

tendrían capacidad de entrenar un equipo de las principales

ligas mundiales hoy día.

deportivo

Y cómo ves hoy la selección brasileña, ¿está por debajo de los

demás?

No creo que Brasil esté por debajo, pero lo que pasa es que

antes teníamos muchos jugadores que estaban por encima de

la media. Tácticamente nunca hemos sido una maravilla. Aun

cuando fuimos campeones mundiales no fue por la táctica

sino porque teníamos jugadores que decidían. Lo que pasa es

que antes teníamos por lo menos dos jugadores que marcaban

la diferencia. Hoy tenemos uno, solo uno, y que ni sabemos si

un día será el mejor del mundo: Neymar. Por ahora no lo es.

Neymar es un fuera de serie, un jugador que decide y arrastra

al equipo, pero necesitaba compañía, necesita otros jugadores

para dividir la responsabilidad. Douglas Costa del Bayern

de Múnich viene en una buena racha, su fútbol viene en un

creciente, así como Willian, del Chelsea, a ver si continúan así

hasta el Mundial.

¿Echas de menos la época de jugador? Hay futbolistas que cuentan

que sueñan toda su vida que juegan al fútbol, ¿te pasa a ti?

No, nunca me ha pasado. No tengo mucha nostalgia. Como

mi padre fue futbolista creo que traté de trabajar eso en la cabeza,

siempre supe qué es el post fútbol, fui testigo, entonces

aun cuando jugaba traté de direccionar mi vida a otras cosas

pensando en el después. Hoy día tengo algunos negocios y

trabajo en la tele.

¿Nunca pensaste en ser entrenador?

No, nunca. Por suerte hasta hoy no me pasó eso por la cabeza

porque es muy estresante. Pero lo de la tele me gusta. Comentar

es más tranquilo y comentar después del partido es mucho

más fácil.

¿Todavía la gente te reconoce por la calle y pide una foto o

un autógrafo?

Sí, mucho. En São Paulo, donde fui ídolo jugando con el

Palmeiras y cuando voy a otras ciudades para participar en

partidos de exhibición me asedian mucho. Sólo en Río, donde

vivo, no me paran mucho por la calle porque ya están acostumbrados

a verme el la playa…

¿Y cuando vas a A Coruña?

Ahí es otra historia, una locura.

¿Vas mucho?

Mucho. Creo que desde que me fui de ahí solo hubo dos años

que no visité la ciudad. Siempre voy a partidos de exhibición

o incluso solo para visitar. El año pasado fui. Tengo muchos

amigos ahí, españoles y brasileños. Donato por ejemplo

todavía vive ahí.

Te fuiste de A Coruña en el 97 después de unos años mágicos en el

Palmeiras de Luxemburgo que ganó todo y batió records. ¿Dudaste

en salir?

 

La verdad es que no, porque fui de los últimos en irse.

Ya se habían ido casi todos: Cafu, Rivaldo etc. Y entonces

pensé: también me voy. Estaba decidido. En la Copa

América de 1997 hablé mucho con los que ya estaban en

España. Mauro Silva, Donato, Rivaldo, Luizão, todos ellos

estaban ahí y me dijeron que me fuera. Yo sabía que con

ellos ahí me adaptaría muy fácil, y así fue. El problema fue

que esa temporada en la que llegué el equipo no fue bien.

Yo estaba adaptado desde el principio, incluso hice una

buena temporada pero el equipo no. El título vino en mi

tercera temporada, la 1999/2000. Quizás ese equipo campeón

no fue el mejor de esos años, después de ser campeón

trajeron más jugadores e incluso mejoraron la plantilla.

Teníamos que jugar muy bien todos, era importante que

cada pieza funcionara muy bien y así fue. Makaay haciendo

muchos goles, Mauro Silva, Donato y Naybet en la contención,

era un equipo muy bien aceitado. Si hubiésemos

tenido uno o dos lesionados aquella temporada habría sido

muy complicado, pero salió bien.

djalminha palmeiras

Mauro Silva y Donato corrían por ti, ¿o tenías también que defender?

No, yo tenía que defender también, pero por la manera como

jugaba el equipo yo tenía un poco más de libertad. Jugaban

Victor y Fran abiertos –luego se lesionó y entró Turu Flores– y

detrás Mauro Silva y Flavio, que marcaban mucho, y entonces

yo tenía como función asistir a Makaay, acercarme a él.

¿Tu manera pícara de jugar fue bien aceptada desde el principio?

Sí, nunca hubo problema, más bien al revés, era un punto de

desequilibro positivo. Siempre busqué al máximo explorar la

creatividad.

Y la lambretta contra el Madrid, ¿era una jugada ensayada?

Fue de improviso, me salió en aquel momento, no había

pensado antes. Fue al principio del partido y luego después de

aquella jugada llegó nuestro primer gol.

Raúl te dijo algo, ¿es cierto?

Fue después, cuando ellos hicieron un gol. Yo cogí el balón y

lo tiré lejos, íbamos ganando 2 a 1. Entonces Raúl se acercó

y me dijo que yo jugaba muy bien y no hacia falta hacer

tonterías. Le contesté también unas groserías y bien, todo eso

es parte del fútbol.

Pero tu manera de ser a veces desconcentraba a los rivales. Como

cuando le tocaste el culo a Mostovoi y él creyó que fue Mauro

Silva.

Se voltea y se encuentra a Mauro [se ríe]. Claro, yo hacía esas

cosas más que nada para desconcentrar al adversario y sacar

partido. Y funcionaba.

 

Pero parece ser que hoy día ese tipo de artificio es más recriminado.

Neymar hizo una lambretta contra el Athtletic y fíjate el lío que

se montó…

Pero hay que hacerlo una y otra vez. Siempre digo eso, si

todos supiesen hacerlo lo harían, pero como no saben se enfadan

cuando el rival les hace una. Eso es fútbol. ¿No puedo

hacer un sombrero? ¿No puedo tirar un caño? Siempre que

me encuentro con Neymar le digo lo mismo: esa es tu manera

de jugar, no hagas caso a los que te dicen que cambies y sigue

haciéndolo.

¿Esos años en el Depor fueron los mejores de tu carrera?

Creo que como equipo el Palmeiras del 96 era imbatible,

pero el Depor fue la cima de mi carrera. No es que yo fuera

el mejor del equipo, pero tenía más responsabilidad, el equipo

dependía más de mí que el Palmeiras, porque ahí era un

pedazo de equipo, todos eran muy buenos. O sea, en el Depor

destaqué más.

Se suele decir que a ti solo te gustaba jugar contra los grandes, que

cuando te enfrentabas al Barça o al Madrid jugabas mejor, ¿era

así?

En España decían que yo crecía en partidos así. No sé, lo que

pasa es que me motivaba mucho enfrentarme a ellos. ¿Ah, que

esos son los mejores? ¡Entonces voy a enseñar quién es el mejor!,

así pensaba. Y hay otro punto. Hoy día no es así, pero en

aquella época el Barça y el Madrid eran equipos que dejaban

jugar, principalmente el Barça, no ejercían tanto la presón, y

daba espacio al otro equipo, y era más fácil para mí.

img457

¿Qué echas de menos de España?

Quiero mucho a España y tengo muchos recuerdos. Me

encanta la comida, por ejemplo. No hay nada mejor que la

comida gallega. Si tuviera un trabajo ahí, si tuviera algo qué

hacer, viviría en A Coruña encantado de la vida. Pero tengo

trabajo en Río y es una ciudad espectacular también. •

 

Revista Libero

Leave a reply